¿Qué son los excedentes del consumidor y los excedentes del productor?

¿Qué son los excedentes del consumidor y los excedentes del productor?

¿Qué son los excedentes del consumidor y los excedentes del productor?

¿Qué son los excedentes económicos?

(Por Asesoría Hipólito, su Asesoría en Sevilla)

En el plano económico, entendemos por excedentes, también llamados remanentes económicos o remanentes marshalianos, los residuos producidos por algún bien o servicio. Concretamente, se refiere a aquella diferencia entre el valor que tienen los productos y servicios que produce una organización en un tiempo determinado, y el valor que tienen esos productos y servicios para el soporte de sus habitantes. Sin estos residuos, la población no aumenta; por eso es imprescindible que la economía de cualquier país tenga un remanente constante que ayude a asegurar el bienestar de la población y fomente su aumento.

Los remanentes son esa parte de la producción que, una vez se han cubierto las necesidades básicas de los usuarios, sobran. Pueden acumularse o ahorrarse, en caso de que sea un remanente monetario. Estos remanentes resultan de la suma de los residuos del productor y los del consumidor. En Asesoría Hipólito hablamos hoy de las diferencias entre los remanentes del productor y los del consumidor.

¿Qué son los excedentes del consumidor?

Los excedentes del consumidor es la diferencia que se establece entre la utilidad obtenida de un bien o servicio y el precio que hemos pagado por él. Este remanente surge de la ley de la oferta y la demanda y por la ley de rendimientos decrecientes. Según la ley de rendimientos decrecientes, el valor de un bien o servicio disminuye cada vez que se adquiere dicho producto. Es decir, sólo se valora realmente una adquisición en la primera compra; a medida que se repite la compra, disminuye su valor.

Para el consumidor, el valor del bien o servicio disminuye, pero el precio de mercado sigue siendo el mismo. En las primeras unidades vendidas, el remanente será positivo; mientras que en las últimas será cero.

El residuo del consumidor se mide a través de la curva de la demanda, que muestra la cantidad de dinero que está dispuesto a pagar un usuario en el mercado por un producto o servicio determinado. Esa inversión debe estar proporcionalmente relacionada con la utilidad que tenga el producto; algo que también aparece reflejado en la curva de la oferta y la demanda.

El remanente del consumidor se utiliza sobre todo para conocer y analizar los costes y beneficios que producirían algunas propuestas. Si los beneficios son superiores a los costes, el proyecto se lleva a cabo.

  • Ejemplo práctico de excedente del consumidor

Pongamos un ejemplo práctico de excedente del consumidor: llegan las lluvias y siente la necesidad de comprarse un paraguas. El primer paraguas lo valora en 15 euros; este se le rompe y el segundo que adquiere, lo valora en 10 euros; sucede lo mismo y el siguiente que compra lo valora en 5 euros. El precio de mercado de un paraguas es de 5 euros, por tanto el consumidor adquiere un remanente de 15 euros resultante de la diferencia establecida entre la valoración que le damos al paraguas y su precio de mercado. Es decir: (15 – 5) + (10 – 5) + (5 – 5) = 15 euros.

¿Qué son los excedentes del productor?

Los excedentes del productor es aquel beneficio que el empresario o productor adquiere a través de la venta de sus bienes o servicios. Todo productor debe ser capaz de vender el producto a un precio más alto del que cobrarían. Es, en definitiva, la diferencia entre el valor de mercado de un bien o servicio y el valor mínimo que el productor estaría dispuesto a cobrar por la venta. A más diferencia entre estos dos valores, mayor remanente para el empresario.

En este remanente, se invierte lo que ocurre con el residuo del consumidor. Es decir, el productor espera vender el primer bien o servicio más barato; pero a medida que aumenta la venta en el mercado pretenderá incrementarlo. Sin embargo, el precio de mercado no varía, sigue siendo el mismo.

Este residuo se mide con la curva de la oferta, que muestra el valor al que el empresario está dispuesto a vender el bien o servicio y la utilidad que va suscrita a dicha compra.

  • Ejemplo práctico de excedente del productor

Veamos un ejemplo práctico de excedente del productor. Una empresa que produce paraguas dedica 3 euros a fabricar cada unidad. En el mercado, el precio de cada sombrilla es de 5 euros. Es decir, tiene un remanente por unidad de 2 euros. Si el precio de mercado fuese 2 euros, el productor no participaría en la venta del producto, ya que no tendría rentabilidad.

Ejemplo práctico de excedente de productor

En Asesoría Hipólito esperamos que hayan sido de ayuda estos casos prácticos para entender los diferentes tipos de excedentes.

Para más información:

Asesoría Laboral en Sevilla

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *