Acoso laboral, lo que no cuentan las empresas

Acoso laboral, lo que no cuentan las empresas

Acoso laboral, lo que no cuentan las empresas

¿Qué es el mobbing o acoso laboral?

(Por Asesoría Hipólito, su Asesoría en Sevilla)

El concepto de mobbing o acoso laboral se definió por primera vez en 1990, durante el Congreso sobre Higiene y Seguridad en el Trabajo. Heinz Leymann desarrolló el concepto de acoso en el trabajo como la “situación en la que una persona ejerce una violencia psicológica extrema, de forma sistemática y recurrente y durante un tiempo prolongado sobre otra persona o personas en el lugar de trabajo con la finalidad de destruir las redes de comunicación de la víctima o víctimas, destruir su reputación, perturbar el ejercicios de sus labores y lograr que finalmente esa persona o personas acaben abandonando el lugar de trabajo”. El acoso laboral, también llamado psicoterror, se presenta cada vez más en el entorno de trabajo.

El principal problema alrededor de este tipo de acoso es que las víctimas no se dan cuenta de que están siendo acosadas hasta que ya es demasiado tarde. Es por ello necesario conocer síntomas y consecuencias de este tipo de acoso que puedan ayudar a reconocer a personas que se encuentren en una situación similar. En casos graves, puede derivar en bajas laborales permanentes. En Asesoría Hipólito analizamos hoy los principales síntomas y características del acoso laboral; y hablamos de las medidas para solventar situaciones de mobbing.

¿Cuáles son los síntomas del acoso laboral?

El acoso laboral tiene síntomas muy claros. Iñaki Piñuel, experto en mobbing, publicó en el año 2013 un libro donde recogía las principales claves para detectar un caso de acoso en el trabajo. Entre ellas se encuentran:

  • La negativa de cualquier superior a comunicarse, hablar o reunirse con la víctima.
  • Ignorar o excluir al trabajador.
  • Gritar o elevar la voz al empleado a fin de intimidarle.
  • Difundir rumores acerca del acosado laboral.
  • Minusvalorar el trabajo realizado y realizar críticas acerca del mismo.
  • Acusar de forma injustificada de incumplimientos o fallos al empleado.
  • Amenazar usando procedimientos disciplinarios.
  • Controlar o supervisar el trabajo de la víctima de forma malintencionada.
  • Asignar trabajos no relacionados con el puesto de empleo para el que fue contratado el empleado.
  • Asignar trabajos que puede poner en riesgo la integridad física o la salud del trabajador.
  • Humillar o despreciar al empleado en público o ante terceros.
  • Amenazar de forma verbal, gestual, por escrito o por teléfono.
  • Realizar insinuaciones o proposiciones sexuales, ya sea de forma directa o indirecta.
  • Modificar las responsabilidades del contratado sin previa comunicación.

Cuáles son los síntomas del acoso laboral

¿Qué tipos de acoso laboral existen?

Existen tres tipos de acoso laboral: el mobbing ascendente, el horizontal y el descendente.

  • Mobbing ascendente

El mobbing ascendente es el que realiza uno o varios subordinados sobre una persona que tiene un cargo superior. En este caso, el acoso laboral suele producirse con nuevas incorporaciones; en el momento en el que un superior accede a la empresa como nueva contratación y las personas a su cargo no se encuentran a gusto con sus métodos de trabajo.

También se dan casos en los que un trabajador es ascendido y recibe muestras de acoso en el trabajo de quienes eran sus antiguos compañeros de trabajo.

  • Mobbing horizontal

El mobbing horizontal se da entre grupos de trabajadores que reafirma como individuo. El grupo de empleados establece un objetivo contra un trabajador concreto que se encuentra en la misma categoría o cargo. Los ataques provienen de problemas personales o por la personalidad del acosado laboral.

  • Mobbing descendente

El mobbing descendente es el más habitual en las empresas. El cargo superior suele mostrar menosprecio hacia el inferior mediante acusaciones o insultos. En muchos casos, se utiliza el acoso laboral como estrategia, para forzar la salida voluntaria de un empleado que ya no es requerido.

¿Qué hacer si sufro o conozco a alguien que sea víctima de acoso laboral?

Si usted es víctima de acoso laboral o conoce a alguien que pueda serlo, es imprescindible y fundamental actuar lo antes posible. Las víctimas de mobbing desarrollan problemas psicológicos como la pérdida de autoestima, el insomnio, la depresión, la ansiedad o el pesimismo. A más tiempo pase un trabajador siendo víctima de acoso en el trabajo, más se incrementarán los daños psicológicos.

La primera medida a tomar es dar aviso al departamento de prevención de riesgos laborales y al superior. Los sindicatos y los comités de empresa pueden ser también puntos de apoyo al dar los primeros pasos contra una situación de acoso laboral. Además, antes de judicializar el caso pueden denunciarse los hechos ante la Inspección de Trabajo.

Si agotadas estas vías la situación de acoso sigue presente, el siguiente paso será denunciar. Para la denuncia, el sistema judicial acepta como pruebas de acoso laboral confesiones, documentos, testigos, informes médicos, etc. Reunir todo este material es fundamental si decide poner una denuncia.

Conseguido el material, se podrá abrir un procedimiento penal contra el acosador por haber incurrido en delitos de coacción, agresión y amenaza; y contra la empresa, al no haber tomado las medidas adecuadas para minimizar los daños psicológicos producidos por el mobbing.

Con la vía judicial agotada y a la espera de resolución, el siguiente paso para el trabajador que ha sido víctima de acoso es acudir a un psicólogo en caso de ser necesario. Si el acoso en el trabajo se encuentra en una situación avanzada, la víctima necesitará apoyo psicológico para recuperar la confianza y autoestima perdida en los meses de trabajo.

En Asesoría Hipólito recomendamos estar alerta a todas las señales y síntomas. Puede que usted no sea víctima de acoso laboral, pero que alguien a su alrededor esté sufriendo mobbing. En cualquiera de los casos, debemos actuar y poner remedio.

Para más información:

ElComercio

Asesoría Laboral en Sevilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *