Ventajas y desventajas de convertirse en un trabajador freelance

Ventajas y desventajas de convertirse en un trabajador freelance

Ventajas y desventajas de convertirse en un trabajador freelance

¿Qué significa ser trabajador freelance?

(Por Asesoría Hipólito, su Asesoría en Sevilla)

El trabajador freelance es aquel que desarrolla su actividad realizando trabajos propios de su profesión de forma autónoma y para terceras personas que requieran sus servicios. La crisis económica y la precariedad laboral ha fomentado la actividad freelance, ya que muchos jóvenes han decidido emprender y ofrecer sus propios servicios de forma autónoma. Tradicionalmente, el sector en el que se movían los trabajadores freelance era el periodismo, pero en los últimos años se ha ido ampliando el cerco y actualmente se habla también de trabajador freelance en consultoría, fotografía, informática o fisioterapia, por ejemplo. Además, Internet ha facilitado que los trabajadores freelance pueda trabajar a distancia desde su domicilio, incluso para países diferentes.

En Asesoría Hipólito hablamos hoy de las ventajas que tiene ser un trabajador freelance, así como de sus desventajas.

¿Son lo mismo un trabajador freelance y un autónomo?

Trabajador freelance y autónomo no son lo mismo. La principal confusión con los términos viene dada por los falsos autónomos, es decir, supuestos freelancers que trabajan únicamente para una empresa y que se constituye como trabajador freelance para que la empresa en cuestión se ahorre los seguros sociales. Aunque es un trabajador autónomo, no puede considerarse freelancer, ya que estos últimos trabajan para varias empresas. En otras palabras, el freelancer tiene su propia empresa y presta sus servicios a clientes o, de forma puntual, a otras empresas, pero nunca a la misma de forma continuada como un empleado más.

  • ¿Qué tipo de trabajos pueden considerarse freelance?

Hay decenas de trabajos que pueden considerarse freelance, muchos de ellos tradicionales como los fontaneros o los albañiles. Actualmente, muchos trabajadores deciden montar su propia empresa como freelancers y prestar sus servicios a quien lo requiera.

Entre las profesiones en las que podemos encontrar a un trabajador freelance están los fisioterapeutas, los entrenadores personales, los nutricionistas, los diseñadores gráficos, los arquitectos, los decoradores, los programadores, los fotógrafos o los consultores SEO, entre otros.

Muchas de las profesiones freelancers están relacionadas con los medios de comunicación y difusión, como es el caso de los redactores de contenidos o los gestores de campañas de Adwords. Sin embargo, encontramos también a mecánicos, albañiles o limpiadores que emprenden con su propia empresa de forma freelance.

Qué tipo de trabajos pueden considerarse freelance

¿Qué ventajas tiene ser un freelancer?

Ser un freelancer tiene muchas ventajas, entre ellas tu propia autonomía para realizar trabajos. Otras que podemos destacar son:

  • La flexibilidad. El freelancer puede tener un estilo de trabajo más flexible y decidir cuándo, cómo y dónde quiere realizar su trabajo. Además, puede escoger con quién trabajar y establecer sus propios horarios.
  • El control del trabajo. El trabajador freelance lleva un control total de la carga de trabajo, conociendo qué puede hacer y qué puede soportar, eligiendo los proyectos que realmente quiera llevar a cabo.
  • No hay límite de ingresos. Es decir, el freelancer puede decidir la cuantía a cobrar por su trabajo, por lo que puede ganar más dinero que con un salario fijo.
  • Puede ampliar el área de trabajo. Es decir, el freelancer no tiene por qué ceñirse a un solo puesto de trabajo, sino que puede ampliar conocimientos y cambiar de puesto si lo desea.

¿Cuáles son las desventajas de ser freelancer?

Al igual que en todos los trabajos, ser freelancer tiene también sus desventajas.

  • Se trabaja en solitario. Como trabajador freelance, todo hay que hacerlo solo, desde la búsqueda de clientes hasta la entrega de proyectos. Esto quiere decir que pueden entrar muchos proyectos en un solo mes, o no entrar nada en varios meses.
  • La planificación continua. Ser freelancer implica tener una planificación continua y eficaz para que la productividad personal esté presente en el día a día del trabajo.
  • La falta de equilibrio. Aunque el freelancer puede escoger y flexibilizar sus horarios, puede darse también una falta de equilibrio entre el trabajo y la vida personal al trabajar desde casa. Hay que intentar tener siempre un despacho en casa para trabajar.
  • La inversión inicial. Nadie paga el equipo de un freelancer; por lo que los costes del equipo o las herramientas necesarias correrán de su cuenta. Además no hay una garantía explícita de que vaya a ganarse dinero en un primer momento.

En Asesoría Hipólito esperamos que esta información sobre el trabajador freelance le sea de ayuda. Si tiene alguna duda, consúltenos sin compromiso.

Para más información:

Abogados para empresas y autónomos en Sevilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *